The Christian Post > Comentarios|Fri, Jun. 01 2012 01:50 PM EDT

Sosteniendo Las Teas Encendidas

PorPastor Efraim Valverde Sr. | Columnista Invitado de Christian Post

“Y los tres escuadrones tocaron sus bocinas, y quebrando los cántaros tomaron en las manos izquierdas las teas y en las derechas las, los cuernos que tenían, y dieron grita: ¡La espada del Señor y de Gedeón" (Jueces 7:20).

 La historia donde este relato bíblico tuvo que realizarse, es bien conocida entre los que conocemos la Santa Biblia, Dios llamó a Gedeón para que libertara a Israel de sus enemigos. Gedeón logró formar un ejército de treinta dos mil soldados. El Señor le dijo que eran muchos y que si ganaban la guerra el crédito iba ser para el ejército y no para el Señor.

Dios le ordenó entonces que les dijera a todos que los que tuvieran miedo se fueran para sus casas durante lo oscuro de la noche para que nadie los viera. Se fueron veintidós mil, y sólo quedaron diez mil. El Señor dijo a Gedeón que aun eran muchos, que llevara "el pueblo a las aguas" (versos 5 y 6). En esa prueba salieron reprobados nueve mil setecientos, y sólo quedaron trescientos.

Cualquiera puede imaginarse la nerviosidad de Gedeón al ver que su grande ejército se convirtió al final en un número pequeño. Pero la historia bíblica nos da razón que con esos trescientos soldados y con unas armas muy extrañas para ir a pelear una guerra, obtuvo la victoria sobre sus enemigos. Al final Gedeón pudo entender bien el propósito de Dios, porque así toda la gloria fue para el Señor.

La enseñanza que tenemos aquí es muy fácil de entender. Otras guerras semejantes están descritas en la historia de Israel. Pero también en la Iglesia del Señor la figura de la victoria de Gedeón se ha repetido durante las edades. Y hasta hoy el propósito de Dios sigue siendo el mismo: Que las victorias las ganemos no por el gran número de soldados, no por nuestras fuerzas propias, o por algunos otros medios de preparación humanos, más por Su Espíritu Santo.

En mi caminar ya por una vida en el ministerio del Señor, he tratado a muchos creyentes en diferentes partes del mundo, que he visto que aman y sirven a nuestro Dios con todas la fuerzas de su ser. Cristianos que no es el cumplir con las tradiciones de su religión lo que les preocupa más, sino el obedecer y agradar al Señor Jesucristo de acuerdo con la instrucción de Su Palabra. Muchos de estos cristianos no viven en ambientes favorables ni tienen los medios y ventajas que pueden considerarse indispensables para pelear la guerra espiritual. Pero estos "soldados de Dios", sin más armas que su profunda fe en Jesucristo el Señor, siguen sosteniendo "las teas encendidas", sabiendo que ya está cerca Su venida cuando nuestra gloriosa victoria será consumada.

Me Gusta en Facebook

El pastor Valverde, Sr. Sirvió como presidente de una organización religiosa, antes de ello ocupó varios puestos de responsabilidades de la misma. En el año 1970 empezó un ministerio fuera de la organización mencionada registrada con el nombre de Iglesia de Jesucristo, Int., En Las Américas que hasta hoy sigue sirviendo al pueblo de Dios sin barreras denominacionales. Fue autor de 35 libros de temas doctrinales y también escribió su autobiografía. Sirvió en el ministerio por cerca de 50 años. El ministerio que el pastor Valverde, Sr. lideró, hoy es liderado por su nieto Efraim Valverde, III. Este ministerio representa un grupo basto de congregaciones por diferentes partes de Los Estados Unidos, México Centro y Sur America que voluntariamente trabajan en armonía con las enseñanzas bíblicas que este ministerio propaga.
Obtén las últimas noticias de CP en tu correo
Obtén Alertas
Diario Semanal Visualización:Diario » | Semanal »
No te lo Pierdas