The Christian Post > Iglesia y Ministerio|Thu, May. 17 2012 08:51 AM EDT

John MacArthur sobre divorcio: no podemos editar a Dios

PorAlex Murashko | Reportero de Christian Post Traductor Anna Villaurrutia

Los pastores no deben tener miedo de ofender a sus seguidores con el mensaje de que Dios odia el divorcio cuando las iglesias y congregaciones a menudo reflejan la misma tasa alarmante de divorcio que la población en general, dijo el teólogo y pastor John MacArthur.

"Tenemos una responsabilidad como pastores, y es enseñar la palabra de Dios. No tenemos una alternativa. No puedes editar a Dios. Eso es lo peor que se puede hacer", dijo MacArthur durante una reciente emisión de Focus on the Family Daily.

"Hemos sido llamados a este ministerio con el propósito de dar a conocer a nuestra generación la verdad de la Palabra de Dios. No tenemos ningún otro mensaje. No tengo ningún mensaje que no sea lo que Dios ha puesto en la palabra", agregó mientras discutía la tema con el presidente de Focus on the Family Jim Daly.

MacArthur, quien es el autor de más de 150 libros, entre ellos El Evangelio según Jesucristo, fue cuestionado por qué los cristianos luchan con el divorcio.

"Cuando nos fijamos en el divorcio es una cosa muy difícil en nuestra cultura porque la cultura ha jugado muy perdidamente con el", dijo a Daly durante la entrevista. "Incluso dentro de la iglesia cristiana que se ha esforzado por estar comprometida con nuestros matrimonios.

"La gente que nos miran y ver un índice de divorcios del 35 al 40 por ciento... no siente que es correcto, ¿verdad?"

Me Gusta en Facebook

MacArthur respondió: "Lo fundamental cuando hablamos de esto es recordar el comentario en primera persona de Dios mismo:" Yo aborrezco el divorcio. "Y esa es la línea principal. Dios lo odia porque es una violación de la unión en una sola carne de por vida por el cual la justicia se transmite de una generación a otra, y también por la cual la relación entre Cristo y la Iglesia se demuestra y simboliza en el mundo".

Cuando un matrimonio se rompe se produce una pérdida en todos los frentes, insistió.

"No sólo la ruptura de la unión, la cuestión de pasar la justicia a la siguiente generación cae bajo una terrible dureza. Entonces, usted tiene falta de claridad acerca de la Iglesia y su relación con Jesucristo. Todo está atado. En cualquier caso, el divorcio siempre tiene ramificaciones negativas, incluso cuando está justificado", dijo MacArthur.

Daly y MacArthur discutieron la realidad de que la institución del matrimonio ha sido atacada por el mal desde los comienzos de la raza humana.

"Ni siquiera sales de Génesis antes de que el enemigo comience a desgarrar el tejido de la sociedad - el matrimonio", dijo MacArthur, que es el pastor de Grace Community Church en Sun Valley, California

Dijo que la cuestión fundamental para los cristianos y no cristianos es: "¿Qué dice la Biblia?"

"El matrimonio es un acto de Dios. Es una obra de Dios, incluso entre los no creyentes", explicó MacArthur. "Dios ha ordenado el matrimonio - un hombre, una mujer de por vida por el bienestar de la sociedad A pesar de que una gracia común es lo mejor para que una cultura y una sociedad, en cualquier caso, sean o no sean cristianas."

Sin embargo, dijo que los cónyuges cristianos tienen "la responsabilidad de ser obedientes a lo que la palabra de Dios dice sobre el matrimonio y el divorcio, con la promesa de que si son obedientes a Dios, derramara bendición en esa obediencia."

MacArthur fue cuestionado por Daly sobre que observó como los problemas más importantes entre todas las parejas casadas que ha asesorado a lo largo de más de 35 años de ser pastor.

"El pecado y el egoísmo, y la falta de perdón devastan cualquier relación", respondió. "Todos tenemos que tratar con el pecado. Todos tenemos que lidiar con el egoísmo, pero el punto de ruptura final es la falta de perdón.

"Al final, la destrucción de cualquier relación se reduce a si puede o no puede perdonar porque vamos a tener que ser perdonados. Tenemos que perdonarnos unos a otros en nuestro matrimonio. Tenemos que perdonarnos unos a otros a medida que trabajamos juntos en el Reino", añadió.

MacArthur dijo que la Escritura es clara en las únicas justificaciones para el divorcio.

"Uno de ellos es el adulterio - que es el pecado sexual en el matrimonio... Relaciones sexuales con alguien que no sea su cónyuge. La otra es cuando un incrédulo se separa. El Señor reconoce que puede haber una situación absolutamente imposible", dijo.

Los divorcios que están basados en la Biblia son con el propósito de permitir un nuevo matrimonio, MacArthur explicó.

"La razón para el divorcio es para que la persona no sea avergonzado. Se trata de una reivindicación de la persona inocente con el único propósito de volver a casarse."

Daly le preguntó: "¿Cómo manejan las parejas que no tienen una razón bíblica para el divorcio?"

"Tienes que creer que la obediencia trae bendición. Usted tiene que confiar en Dios. La obediencia no sólo produce una mínima bendición, sino una gran bendición. Así que su opción es deshacerse de su cónyuge, tomar acciones bajas, y perder lo mejor que Dios tiene o tomar ese pecador y penitente cónyuge que no quiere el divorcio y dice "lo siento, perdóname, muéstrame gracia" [y quiere] restaurar esta relación y creer en Dios."

Dijo que el perdón al cónyuge lleva a la "posición espiritual elevada.

"Vivimos en un mundo de egoísmo dominante y todo el mundo quiere lo que él quiere o ella desea [y] se olvidan de Dios", dijo MacArthur. "El amor que perdona y el amor que restaura es una dimensión de amor que va más allá del amor que no tiene por qué hacer eso."

Obtén las últimas noticias de CP en tu correo
Obtén Alertas
Diario Semanal Visualización:Diario » | Semanal »
  • ...
  • ...
  • Lance Armstrong...
  • Pasajeron en una estación de tren esperan la reanudación del servicio en la ciudad de Sa...
No te lo Pierdas